SOG de Marihuana (Sea of Green)


Vamos a hablar de mi sistema de cultivo favorito, Sea of Green (SOG), el que más veces he realizado y desde un punto de vista matemático el más eficiente en cuanto a producción se refiere. Hablamos del S.O.G. que son las siglas de “Sea of Green”, que traducido viene a decir “mar verde”. Siguiendo esta metáfora debemos intentar crear un manto uniforme y verde para nuestra área de cultivo, ocupar toda la zona iluminada sin fisuras. Luego mediante una poda centraremos todas las energías de las plantas en su parte media-superior donde la luz llega de forma efectiva.

Para conseguir esto hemos de seguir algunas pautas que nos llevarán al éxito. Debemos partir de una sola genética, incluso a poder ser partir de una sola madre. ¿Por qué? …el motivo es que aunque podamos tener dos madres clónicas, lo que es improbable es que ambas tengan exactamente la misma salud, si no es así esto desencadena ligeras diferencias de tamaño y desarrollo entre los individuos de cada madre. Puede parecer poco importante o difícil de observar a simple vista, pero estas diferencias se reflejan en el ratio final de gramos vatio. La homogeneidad que consigamos irá pareja al resultado en flores.

Vamos a ir desglosando los pasos desde la selección de la madre, los esquejes, el crecimiento, inicio de floración, floración avanzada, cosecha, secado y curado.

cogollo de nube

En primer lugar quiero hacer hincapié en un tema que será nuestra piedra angular en este y otros artículos, la medición exhaustiva de los parámetros del clima y del riego, conocer el control de PH (potencial de hidrógeno) y la EC (electro-conductividad) no es una opción, es un imperativo cuando queremos ir un paso más allá en nuestras cosechas. También tendremos controlada la temperatura y sin duda la calidad del agua con la que partimos. Sea of green en cultivo de interior.

Del mismo modo prestaremos mucha atención a los parámetros del clima, en interior somos responsables de todos los factores y esto no es sencillo. Reducir las oscilaciones de temperatura manteniendo por norma veinte tres grados en la sala de cultivo es con lo que mejor resultado se obtiene. La planta se acomoda y utiliza sus recursos en producir en lugar de compensar cambios en el clima. Debemos tener una renovación de aire correcta, que vacíe el espacio entre veinte y treinta veces por hora. El co2 que rodea nuestras hojas apenas dura unos minutos, así que sumada a una buena extracción e intracción tan importante es hacer recircular el aire. Con un ventilador debemos evitar que se formen bolsas de aire y puntos calientes, no es bueno que la corriente le dé de forma intensa continuadamente, lo correcto es que mueva suavemente las hojas y si puede ser de forma indirecta mejor.

Vamos a utilizar un “PH progresivo” para potenciar la máxima absorción de nutrientes en cada fase, partiremos de agua osmótica a la que subiremos la EC a 0,4 a partir de magnesio y calcio (a partes iguales). Este será nuestro punto óptimo de partida. En el caso del PH inicial no es tan importante porque podemos subirlo o bajarlo con unas gotas de corrector. Sea of green para marihuana y otras plantas medicinales.

Paso 1: Selección de la madre

Este es un paso decisivo, es necesario que acompañe una salud perfecta a nuestra selección, una variedad que debemos haber cultivado antes para conocer sus necesidades y sobre todo su patrón de crecimiento. Si es una planta “columnar” o si por contrario ramifica mucho, cuánto estira una vez cambiamos el foto-periodo, tiempos de maduración/cosecha, con todo esto sabremos cosas tan importantes como cuándo cambiar de abono o el momento ideal para el lavado de raíces.

Por mi experiencia las genéticas que mejor funcionan son las híbridas, sacando lo positivo de su parte índica, la estructura media/corta, un tiempo de floración no excesivamente largo y el resto de ventajas que ya conocemos. Pero la parte sativa nos trae beneficios muy importantes como un sistema radicular que se desarrolla de forma más eficiente durante la floración, hojas más finas que permiten penetrar la luz y llegar de forma correcta a toda la planta, y casi siempre una resina más abundante y de mayor calidad. Dicho esto cualquier planta es susceptible de ser cultivada en Sea of Green (SOG), desde una afgana a una haze. Eso sí, requerirán diferentes cuidados sobre todo en la parte vegetativa y en las dosificaciones de nutrientes en el cambio de ciclo.

planta madre preparada

 

Paso 2: Los clones

Una vez seleccionada una genética apropiada y sana, vamos a realizar una esquejada, para este paso podemos utilizar multitud de soportes, lana de roca, tierra, clonadores de agua, gelatinas, jyffys..

A mí personalmente, como en este caso vamos a trabajar en tierra, prefiero los jyffys, para los que no los conozcan son una pastilla de turba prensada que al introducirla en fluido se expande y forma un cilindro como se aprecia en la foto de más abajo. Es un sistema muy sencillo y práctico, podemos observar las raíces brotar y ocupan muy poco lugar, con lo que en una incubadora pequeña podemos abastecernos sin problema.

Para este paso cortaremos 30 clones, luego desecharemos los cinco más débiles. Intentaremos que nos quede por lo menos un nudo enterrado y siempre haremos los cortes a 45º para aumentar la superficie de enraizado y rasparemos suavemente el entorno. Si el clon es grande se puede separar el tallo en dos para potenciar este efecto. Cortamos las puntas de las hojas para evitar la deshidratación, aplicamos hormonas en el corte y la zona del raspado, luego pinchamos en el soporte y a esperar. Para este punto aconsejo utilizar un Ph6 y tener controlada la temperatura en 25º para un desarrollo rápido. La humedad debe ser máxima y en unos diez días tenemos listo este paso.

esqueje enraizando

Una vez tenemos la selección hecha y hemos descartado los más rezagados, pasamos a realizar una desinfección preventiva y a su trasplante. Para asegurar la desinfección antes de pasar al contenedor definitivo, les daremos un baño por inmersión uno a uno en una mezcla de neem y propolio, dejándolos unos segundos bajo el agua y moviéndolos de forma suave mientras vamos pasando los dedos por ambas partes de las hojas. Este es uno de los modos más efectivos de asegurarnos que no quedan huéspedes indeseados.

Paso 3: Crecimiento vegetativo

El periodo vegetativo es bastante sencillo, a mí personalmente me gusta utilizar tierra ya pre-abonada. Con esto la planta dispone de los recursos según los va necesitando y no empezamos a cargar el sustrato de sales tan pronto, de este modo solo utilizamos agua con el ph corregido y un estimulante de raíces. Limpiamos los brotes más pequeños que no recibirían suficiente luz y sí utilizarían recursos que nos conviene dirigir y concentrar en la parte media/alta. Para este paso utilizaremos un ph de 6.2 y una EC de 0,4. Les daremos entre siete y quince días dependiendo de la variedad para que la planta se asiente de forma correcta. Sea of Green para interiores o exterior.

En el cannabis el sistema radicular es un punto débil, no brilla por su vigor ni adaptación, así que tenemos que ponérselo fácil utilizando una tierra de calidad, que no se comprima excesivamente, que lleve coco y/o perlita, poner una base de roca volcánica o similar en el fondo del contenedor para mejorar el drenaje son detalles que repercutirán de forma directa en la producción.

Paso 4: Inicio de floración

Han pasado diez días y cambiamos el fotoperiodo, pasamos de dieciocho a doce horas de luz por ciclo. En este punto no abonamos para floración todavía, es un error común empezar con el cambio pero con esto lo único que conseguimos es bloquear elementos pues la planta no está requiriéndolos todavía y esto lleva a una saturación.

En esta imagen podemos ver como ha quedado tras la limpieza de la parte inferior y haber enraizado de forma correcta. Muestra una perfecta salud y disposición.

planta marihuana preparada

Uno de los consejos más importantes para conseguir que el SOG sea homogéneo es ir rotando las plantas hacia el interior, manteniendo las rezagadas en el centro y las mejor desarrolladas en la parte externa. De este modo evitamos que se empiecen a sombrear unas a otras y nos queden varios especímenes prácticamente inutilizados.

sog marihuana

Otro factor clave es la frecuencia de riego, debemos dejar que el sustrato seque para que las raíces se extienda y colonicen el medio, si no respetamos esto acabaremos con un cepellón débil y proclive a las infecciones. Hay varios modos de saber que lo hacemos bien, uno es introducir el dedo y observar que la tierra no se adhiere en los primeros centímetros, también podemos levantar un poco la maceta y comprobar su peso. A veces algún ejemplar no beberá al mismo ritmo, en este caso nos saltaremos un riego en dicho clon para que se iguale. Siempre es mejor un poco seco que excesivamente húmedo. Aprovechamos que todavía no hay flores para seguir pulverizando preventivos. Erradicar una plaga en un mar verde es casi imposible una vez estamos en pleno cultivo, por eso hemos de ser siempre pulcros en nuestra labor. A las dos semanas de cambiar el horario esta genética empieza a florecer.

Paso 5 – Floración

Dependiendo de la variedad este punto puede variar bastante, en genéticas índicas o híbridos como es el caso, este punto se encuentra entre los quince y treinta días tras el cambio de foto-periodo, para plantas sativas varía desde las tres semanas hasta periodos muy largos, en los que la planta se sienta madura para florecer. Cuando la planta empieza a centrarse en la producción de flores se va deteniendo el crecimiento, en este momento empezamos con el abonado de floración. (Nota; Las fechas de cosecha que se dan en los bancos de semillas son a partir del cambio de foto-periodo, no de la pre-flor)

altura marihuana

Los clones han quedado estabilizados cerca de los cuarenta y tres centímetros como tamaño final, con esta altura aprovechamos el nivel de penetración efectiva de la luz, consiguiendo que se formen de forma correcta en su conjunto evitando florescencias débiles. Si damos mas altura tendremos que podar más, será más complicado que se aguanten sin tutores, y sobre todo perderemos más tiempo de crecimiento y gastaremos electricidad de forma innecesaria. Plantas más grandes no significan más producción en este caso.

Como ya comentamos, en este punto sigue siendo importante la re-ordenación de las plantas por tamaños, observamos el perfil desde un lado y movemos las menos desarrolladas al punto central de la bandeja, donde reciben un extra de luz y no están tapadas por las hojas de las más altas. Este paso lo repetiremos hasta que sencillamente no sea necesario, hay un punto en el que ya no crecen y si hemos hecho las cosas bien tendremos un manto homogéneo de tallos y hojas.

Es una buena idea utilizar un luxómetro, para el que no conozca el aparato, es básicamente una herramienta que mide los lúmenes en un punto concreto, gracias a esto podemos observar si tenemos los reflectores de forma correcta, si debemos cerrar mas ángulo o abrirlo y si el reparto de la luz es uniforme o si las bombillas necesitan ser cambiadas. Una lámpara desgastada consume más y rinde menos.

La temperatura la intentaremos ajustar sobre los veintitrés grados, cuantos menos cambios en este parámetro mayor producción. Hace tiempo se pensaba que era mejor descender cinco grados cuando duermen, pero los test realizados demuestran que la estabilidad resulta óptima.

La humedad tenemos que mantenerla ajustada por debajo del cincuenta por cien, a poder ser sobre el cuarenta. Si es necesario podemos ayudarnos de deshumificadores cuando la floración esté avanzada. Este tipo de sistema de cultivo tan denso, es susceptible de mohos varios si no tenemos una correcta y constante renovación y movimiento del aire. El Co2 del entorno de una hoja es consumido en minutos.

cannabis floreciendo

En cuanto a los parámetro de riego vamos a utilizar una progresión e ir aumentando el PH 0,2 puntos cada diez días casi hasta la cosecha, para que en el momento de máxima demanda de fosforo y potasio coincida con la ventana de absorción óptima. También iremos subiendo la Ec a la par, hemos de aprender a observar las hojas para saber cuando estamos haciendo lo correcto. Su color y disposición hablan de sus necesidades, un verde uniforme y los foliolos tersos apuntando hacia arriba, es como una sonrisa de la planta.

No se puede utilizar un estándar para todas las variedades, pero con la siguiente tabla nos podemos hacer una idea para un hibrido de setenta días. Aquí igual que en el tamaño no ayuda pasarse, no sirve utilizar muchos productos sin criterio, ni dosis elevadas, con las plantas no hay trucos el equilibrio es la clave.

Tabla orientativa de ph y ec para floración;

Floración día 1; Ph6.2-Ec0.4

Floración día 10; Ph6.4-Ec0.7

Floración día 20; Ph6.6-Ec1

Floración día 30; Ph6.8-Ec1.3

Floración día 40; Ph6.8-Ec1.5

Floración día 50; Ph6.6-Ec1

Floración día 60; lavado de raíces Ph6.4-Ec0

Floración día 70; cosecha

Paso 6; Floración avanzada

Sobre los productos a utilizar no podría opinar con criterio ante la abrumadora oferta actual, es difícil aconsejar algo con conocimiento. Personalmente suelo utilizar una base de abono de floración bio, con este tipo de fertilizantes es más difícil cometer excesos, las plantas lo asimilan sin problema y el sabor final es agradecido. Sea of green es una tecnica milenaria de cultivo para aumentar la producción en espacios reducidos.

Un aporte de pk (fósforo y potasio) en la tercera, cuarta y quinta semana, siendo el pico máximo en la cuarta. En este caso me decanto por el mineral, porque van a ser unas dosificaciones controladas y con tiempo de ser absorbidas, la diferencia es notable. Pero el paladar peligra si no damos tiempo a la planta a utilizarlo y realizamos un buen lavado. Luego un estimulante con el que buscamos aumentar la capacidad de asimilación de la planta aumentando la producción del transporte de azucares. Para terminar la receta, siempre utilizo encimas en los riegos, que optimizan la absorción de nutrientes, ayudando a procesar restos y a mantener el medio más limpio. Intercalaremos cada dos “ferti-riegos” uno con agua limpia con las encimas.

cogollo sog

Entre la quinta y sexta semana nos encontramos con el momento en el que debemos ser generosos y dar nutrientes cada vez que la tierra nos lo permita, las plantas producen de forma masiva las flores que irán madurando con los días. Tenemos que dedicar tiempo a revisar todos los cogollos, buscando cualquier problema de brotitis o infección. Si observamos alguna hoja o parte de cogollo que pierde color podría ser por este problema y que la humedad esté asentada en su interior. En estos últimos años el oídio, que se presenta en forma de manchas blanquecinas y polvorientas en hojas e incluso tallo, ha hecho estragos en los cultivos, por eso debemos ser una y otra vez meticulosos con los preventivos.

super cogollos sog floreciendo

Hay que dejar siempre la extracción puesta aunque sea a menos potencia, al igual que la ventilación. En la parte oscura del ciclo la renovación necesaria es muy inferior pero eso no significa que no exista la necesidad y tengamos que mantener unos mínimos. Si dejamos un mar verde lleno de cogollos sin extracción por la noche, la humedad se disparará y volveremos al punto anterior.

Paso 7; Lavado y cosecha

A diez días de la cosecha realizamos un lavado de raíces, que consiste en pasar varias veces el volumen del contenedor en agua por la misma, con esto arrastramos los nutrientes que quedan en la tierra y la planta se purga, existen productos que en un principio potencian este efecto, pero desde mi punto de vista nada es más efectivo que el agua limpia.

panoramica sog

Para decidir el punto óptimo de cosecha debemos utilizar una lupa o un microscopio, observar los tricomas y su maduración diaria. El momento concreto es una elección muy personal del cultivador y merece capítulo aparte, pero sabemos que un cogollo es inmaduro cuando son transparentes, estos se van tornando lechosos y ambarinos, si dejamos que estos últimos sobrepasen un treinta por cien, perderemos psicoactividad y su consumo tendrá un efecto más narcótico. El único modo de acertar es un continuo trabajo de observación y conocer la genética que cultivamos, luego a modo personal habrá quien prefiera potenciar uno u otro efecto. Intentar decidir este punto de corte por los estigmas es un error, ya que estos se pueden oxidar por muchos motivos y desde luego no son un indicativo fiable.

No esperar al momento correcto para cosechar es estropear todo el trabajo realizado, un buen cultivador debe poner empeño en este punto.

Paso 8; Secado y curado

Cuando las plantas están listas para cosechar cortamos las hojas grandes y medianas, las pequeñas las separamos para realizar extracciones y así aprovechamos los recortes. Cuanto más limpia queda la flor de hojas mejor será el sabor. Podemos optar por secar colgándolas boca abajo o en bandejas planas de secado que son bastantes versátiles.

sog en floracion

El secado debe durar aproximadamente quince días en un ambiente controlado, una zona oscura y con una temperatura de veinte grados mantendrá e irá potenciando sus cualidades. Para saber si están listas debemos coger una rama y al doblarla debe partirse con un chasquido seco, en ese momento y no antes podemos pasar al curado. El peso resultante oscila entre un quince y veinticinco por ciento del peso en fresco, dependiendo de la densidad de cada variedad y la destreza del jardinero.

cogollos de un sog

En este caso el cultivo ha rendido con una variedad de producción media, un peso de material en fresco de dos kilos seis cientos gramos, que han quedado tras el secado en quinientos cuarenta gramos de flor limpia. Una media de veintiún gramos y medio por clon. Lo que da un rendimiento del cultivo de 0,9 gramos por vatio. Se ha utilizado un balastro electrónico de seiscientos vatios con un reflector de calidad y reflectante en el entorno.

manicura cogollo sog

Una vez tenemos el material seco empieza el curado, en esta etapa continúan dándose varios procesos en la planta, se descompone la clorofila y se refinan sabor y aroma. Dependiendo de si nuestro clima es húmedo o seco, utilizaremos cajas de madera o botes de cristal. Si utilizamos estos últimos es necesario abrirlos una vez al día durante el primer mes y luego una vez a la semana durante el siguiente. Una vez que el material está curado hay que evitar que siga teniendo contacto con el oxigeno que lo degrada, lo mejor es intentar dejar los menos huecos posibles en los botes y dejarlos en un sitio oscuro hasta su consumo. También es muy interesante utilizar un gas inerte como el nitrógeno para rellenarlos. Luego guardados en un lugar protegido de la luz y cuando los abramos sacar lo necesario y no repetir demasiado esta operación. Hay botes de almacenaje que aparte de ser opacos tiene unos indicadores para marcar la fecha de la última apertura y hacen vacio, siempre son una ayuda.

cogollo desmenuzado

Paso 9, a fumar…

Con el SOG conseguimos una excelente producción en un tiempo difícil de batir, otra ventaja es que todos los cogollos son de excelente presencia y calidad al ser puntas centrales.

Guardar

Guardar