Mariquitas vivas para acabar con el pulgón

Existen más de 4500 especies de coccinélidos en todo el planeta, más conocidas como mariquitas. Estos aparentes apacibles seres vivos son en realidad unos formidables depredadores de una gran variedad de insectos de cuerpo blando, entre ellos el pulgón, responsables de una de las plagas más comunes en las plantas de marihuana y en muchas otras especies vegetales. Son un remedio natural y efectivo contra estos insectos, por lo que cada vez son más los cannabicultores que apuestan por las mariquitas vivas como plaguicida biológico para sus cultivos. 

Qué es el pulgón

El pulgón es un pequeño insecto con más de 3500 especies, de las cuales 500 atacan a los cultivos para alimentarse de ellos. Su rapidez reproductora provoca que invadan una plantación en pocos días e incluso acaben con ella, por lo que es de vital importancia detectar y combatir su presencia lo antes posible. Para ello, uno de los mejores remedios son las mariquitas vivas. 

Su capacidad reproductora sexual y asexual facilita la expansión de pulgón en muy poco tiempo. De hecho,  cada individuo es capaz de producir entre 3 y 10 ejemplares más al día. Pueden vivir hasta 25 días, por lo que, de media, cada pulgón dará origen a 100 nuevos insectos. Los pulgones se alimentan de la savia de la planta que colonizan, por lo que absorben sus nutrientes y carbohidratos, provocándole un estrés negativo que la debilitará. 

Por supuesto, como consecuencia de este debilitamiento y de la canalización de la energía en la lucha contra este patógeno, la planta producirá flores de peor calidad. Es más, existe la posibilidad de que no llegue a florecer si el pulgón la infesta con un virus muy intrusivo. La aplicación de mariquitas vivas en el cultivo puede controlar la plaga y mitigar los efectos de ésta. 

Cómo identificar al pulgón

Hay multitud de indicios que advierten de la presencia de pulgones en un cultivo, por lo que su identificación no será difícil si se observa diariamente el aspecto de las plantas. Las plagas de pulgones se instalan, según la especie, en el envés de las hojas de los vegetales o en los tallos interiores de la misma. Son insectos bastante reconocibles por su forma ovalada, con una medida de hasta 4 mm. Pueden ser de varios colores, entre los que destacan el negro, el verde y el blanco; aunque también exiten grises y rosados. 

pulgones en la raiz de marihuana

Una de las razones por las que es de vital importancia agregar al cultivo mariquitas vivas lo más pronto posible es para evitar la aparición de hormigas, atraídas por el mielato (sustancia espesa y ámbar) que segregan los pulgones para alejar a sus depredadores. Por  tanto, la división de hormigas alrededor del cultivo puede ser un sinónimo de presencia de pulgones. El mielato también enrolla o pega las hojas de la planta entre sí. Además, las larvas dejan sus mudas blancas en las hojas, otra buena evidencia de su presencia. 

Combatir el pulgón con mariquitas vivas 

Utilizar mariquitas vivas es un método de control biológico de las plagas de pulgones. Aunque hay varias especies que se alimentan de este insecto, las más utilizadas por los cannabicultores es la Coccinella Septempunctata o mariquitas de siete puntos, adquiribles en varios establecimientos para este fin en concreto, ya que el pulgón ataca a muchos más tipos de plantas. 

Para combatir el pulgón utilizando mariquitas vivas se deben tener varias consideraciones en cuenta. La primera es que se han de mantener alejadas de pesticidas artificiales que serán dañinos para su salud. Por esta razón, no podrán ser introducidas en cultivos en los que se hayan empleado productos químicos. No obstante, tras un mes sin usar este tipo de productos, la planta estará limpia y lista para recibir anfitriones. 

Por otro lado, no todas las plantas son igual de confortables para crear colonias para las mariquitas vivas. En concreto, el cannabis no es una de sus favoritas, por lo que construir un ambiente agradable es determinante. Para que decidan quedarse en un cultivo de cannabis, ha de disponer de suficiente alimento, por lo que si la plaga de pulgón no es excesivamente numerosa optarán por irse. En su dieta incluyen néctar, polen y maleza. Plantar flores que produzcan polen ayudará a su asentamiento. 

También necesitan hidratarse y les gusta beber, por lo que colocar pequeños tapones de agua con azúcar cerca de la planta contribuirá a completar su dieta y a que se queden. 

Cómo actúan las mariquitas cerca del pulgón

Las mariquitas vivas que se adquieren para acabar con el pulgón suelen ser adultas, éstos feroces depredadores son capaces de devorar hasta 500 presas diarias. Se alimentan tanto de insectos adultos como de larvas. Sin embargo, las larvas de las mariquitas también son capaces de acabar con un gran número de pulgones diarios (entre 300 y 400 ejemplares). Esto es posible porque la mariquita pondrá sus huevos en un lugar cercano a la colonia de pulgones para que no les falte comida a las crías. 

mariquitas vivas comiendo pulgones

Aunque las mariquitas vivas sean un buen remedio para combatir una plaga de este insecto, siempre es mejor prevenir la plaga de pulgón, pues una vez infectada la planta pierde algo de potencia por el estrés negativo causado. Para que esto no ocurra se debe evitar un exceso de nitrógeno en el sustrato, observar las plantas constantemente, utilizar preventivos biológicos, así como utilizar trampas amarillas para advertir la llegada de pulgones alados, entre otros remedios. 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)