Cómo cultivar en exterior con excelentes resultados


Comienza una nueva temporada de cultivo en exterior para todos los cultivadores que vivan en el hemisferio Norte del planeta. La llegada de la primavera es el indicativo de referencia para comenzar a prepararlo todo. Elegir una variedad de Marihuana adecuada, un lugar soleado donde cultivarla y utilizar correctamente los abonos, nos servirá de ayuda para obtener unos excelentes cogollos al final de la temporada.

Antes de comenzar incluso con los preparativos, debemos elegir correctamente unas buenas semillas de Marihuana para nuestro cultivo. Muchos cultivadores piensan erróneamente que todas las semillas son iguales, cuando en realidad existen miles de variedades diferentes.

semilla gratuita de cannabis

Las semillas de cannabis que compremos deben ser las que mejor se adapten a nuestro entorno, de forma que si vivimos en un lugar donde el verano es corto y no hace mucho calor, la mejor opción es comprar semillas de variedades índicas. Por contra si vivimos en una zona donde los veranos son largos y calurosos, podemos optar por variedades sativas.

La diferencia entre índicas y sativas no sólo está en su forma de crecer ni en su tiempo de floración, también influye y de muy notoria en el efecto que producen sus cogollos al fumarlos. Para saber las diferencias que ofrece cada una, es recomendable leer: Tipos de plantas de Marihuana.

Una vez compradas las semillas que queramos usar, comenzaremos con los demás preparativos, cómo por ejemplo preparar la maceta y o tierra del jardín o bosque donde vayamos a cultivar. En esta ocasión vamos a centrarnos en el cultivo más común de exterior que es el de maceta.

Necesitaremos una maceta de buen tamaño, ya que cuanto más grande sea la maceta más grande será nuestra planta y en consecuencia más cogollos obtendremos. Aunque si la altura puede suponer un problema, entonces seria recomendable no utilizar más de veinte litros.

Para balcones convencionales lo normal es usar macetas más pequeñas, de unos doce o quince litros de capacidad por ejemplo. Nuestra planta no medirá dos metros pero ya sacaremos unos buenos cogollos de ella.

abonos organicos humus

Comprar una tierra de buena calidad es sinónimo de obtener buenos resultados. Olvídate por completo de los sacos de tierra barata que hay en las superficies comerciales y compra tierra especial para el cultivo de cannabis. Puedes encontrarla en cualquier Grow Shop a precios muy económicos.

Cuando llegue la primavera a ese punto en el que empieza a hacer calor y los días se alargan notoriamente, debemos plantar nuestra semilla. Hay quien la planta mucho antes, pero entonces se corre el riesgo que el mal tiempo o las heladas la dañen o incluso la maten. Si no tienes experiencia puedes aprender de forma sencilla desde aquí: Cultivo de cannabis para principiantes.

No es necesario abonar durante el primer mes de vida, ya que la tierra de calidad tiene todos los nutrientes que nuestra planta necesita. Es importante que la tierra no se seque nunca por cometo, así que la revisaremos periódicamente y la regaremos cuando sea necesario. Ponerla en un lugar donde reciba el máximo número de horas de sol directo al día, hará que crezca rápido y fuerte.

balcon

A partir del primer mes de vida podemos comenzar a darle un poco de abono en los riegos alternados, de forma que regaremos una vez con agua y una vez con un poco de abono. Siempre usaremos más o menos la mitad de la dosis que recomienda el fabricante. La planta crecerá a buen ritmo sin ninguna carencia, es recomendable medir el ph con un medidor digital, por menos de quince euros puedes encontrarlo en ebay.

La planta de marihuana irá creciendo a buen ritmo hasta que el verano llegue a su punto álgido y los días comiencen a ir acortándose poco a poco. Entonces nuestra planta comenzará a florecer y es aquí cuando debemos estar atentos, ya que de esto depende la calidad y cantidad de cogollos que obtengamos.

Cuando la planta comience a mostrar mucho crecimiento de flores, pequeños cogollos sin derarrollar o “pelos”, cómo prefieras llamarlo…. es cuando debemos comenzar a utilizar un abono rico en fósforo y potasio. En cualquier tienda de jardinería o Grow Shop puedes encontrar abonos para floración.

flor marihuana

Este tipo de abono contiene los nutrientes necesarios para que la planta pueda desarrollar cogollos más grandes y densos, pero no cometas el error de añadir más abono del recomendado (la mitad de la dosis del fabricante un riego si y uno no) o tu planta puede terminar sobre-fertilizada o con un sabor realmente asqueroso.

Cuando los cogollos se hayan puesto bien gordos pero sus “pelos” sigan siendo en su mayoría blancos, debemos dejar de utilizar abonos y continuar sólo con agua hasta el final del cultivo. Unos quince días antes de cortar la planta, debemos realizar un buen lavado de raíces para eliminar cualquier resto de abono o nutrientes del sustrato.

De esta forma obligaremos a la planta a consumir los nutrientes que tiene almacenados y el sabor de los cogollos al fumar será mucho más rico e intenso. Una planta sobrecargada de nutrientes es prácticamente infumable.

Cuando cortemos los cogollos y los sequemos correctamente, debemos dejarlos al menos tres meses en sus frascos para que curen. Abriéndolos de vez en cuando para eliminar el posible exceso de humedad. A partir de los tres meses los cogollos estarán sencillamente….. tremendos.

Guardar