Cómo secar y curar Marihuana


secado marihuana

El secado de las plantas de Marihuana es un proceso subestimado por muchos cultivadores, un correcto proceso de secado y curado nos garantiza una calidad muy superior a la obtenida con mal o descuidado secado y curado.

El secado de Marihuana consiste en sacar la humedad sobrante de los cogollos para que podamos fumarlos, vaporizarlos o ingerirlos mediante dulces o bizcochos cannabicos. Precisa un corto tiempo que suele rondan entre los 10 y 20 días, dependiendo de la humedad ambiente de donde se realice.

Antes de realizar el proceso de secado, es conveniente realizar una buena manicura a nuestra planta (eliminar las hojas dejando solo las flores / cogollos), ya que esta tarea se hace muy complicada una vez la marihuana está seca.

manicura marihuana

Una vez hemos manicurado nuestras plantas (los restos de manicura no se tiran / desperdician, podéis usarlos para hacer tinturas, extracciones o mantequilla de marihuana), debemos buscar un lugar oscuro y seco donde realizar el proceso de secado, que esté bien aireado o podamos airearlo a diario. Debemos asegurarnos de cumple estos requisitos porque las flores / cogollos recién cortados contienen mucha humedad y si los depositamos en un lugar húmedo y con luz, estaremos muy expuestos a que los hongos proliferen y destrocen nuestra producción.

Una vez realizada la manicura a nuestras plantas, las cortaremos por la base del tronco y colgaremos de una cuerda a modo de tenderete “boca abajo” en el lugar elegido para realizar el proceso de secado.

secado marihuana cuerdas

Si vemos que la humedad de nuestro cuarto de secado es demasiada elevada, podemos poner un ventilador a velocidad suave (pero nunca desenfocando directamente a las plantas o producirá un secado prematuro) para ayudar a bajar el nivel de humedad.

Algunos cultivadores realizan el proceso de secado con la ayuda de mallas especiales para tal fin o incluso dentro de cajas de cartón.

secado marihuana caja carton secado marihuana malla

¿Como sabemos cuando ha secado correctamente?

Cuando los tallos o ramas crujan al doblarlos, es un sistema clásico para comprobar cuando han secado correctamente aunque nada mejor que la experiencia para determinar el momento exacto. Si los cogollos que estamos secando son muy gruesos y compactos, necesitaran mas tiempo que si son delgados y aireados (poco compactos).

¿Una vez el proceso de secado ha terminado, que tenemos que hacer?

Aquí es donde comienza el proceso de curado, tan importante como cualquier otro proceso del cultivo. No es lo mismo comer jamón de cerdo cocido (crudo y cocido) que un buen jamón bien curado. Lo mismo sucede con la Marihuana, el proceso de curado es esencial para obtener la máxima calidad.

Cuando el proceso de curado finaliza, debemos guardar nuestras cosecha (cogollos / flores), en cajas de madera de cedro o en tarros de cristal herméticos. Una vez guardados, los cogollos seguirán soltando humedad, por lo que los primeros días, es conveniente abrir los envases y airearlos un poco. A partir de la primera semana este proceso ya no es necesario, dejaremos nuestros cogollos curando un mínimo de tres meses.

cogollos marihuana curando

Durante este proceso de curado, muchos cannabinoides comenzarán un proceso de transformación, el THCA se ira convirtiendo en THC activo, el CBD también interaccionará con el THC y el CBN intensificará su efecto, entre tantos muchos procesos que se darán en la composición de los cannabinoides presentes en nuestros cogollos de marihuana. Otros factores presentes en nuestros cogollos como la clorofila se irán descomponiendo, haciendo que el consumo de marihuana fumada no “rasque” tanto como recién secada.

Lo ideal, es tener un proceso de curado de entre seis y doce meses, aquí es donde obtendremos la máxima calidad.Guardar