Como consumir marihuana de diferentes formas

La marihuana es una planta, la cual es conocida y usada por el ser humano, desde hace cientos de años. Con el paso del tiempo, ha habido progresos en cuanto a su cultivo, secado-curado, conservación y por último el consumo. Esta vez nos vamos a centrar en el punto del consumo y a explicar como consumir marihuana de diferentes formas, ya que aunque parezca tontería, es un mundo muy extenso y lleno de posibilidades.

Fumada:

Esta es la forma más común de consumir marihuana, pues es una de las más simples y baratas de hacerlo. Desde la antigüedad se ha consumido de esta manera, variando los instrumentos que se empleaban. Al principio se fumaba en pipas, o con papel y tabaco (porro). Con el paso del tiempo han ido evolucionado estos utensilios, e incluso se han inventado otros nuevos. Hoy en día podemos encontrar infinidad de papeles de liar, encontrando de distintos tamaños y sabores. También hay pipas de mano, tipo las antiguas pero con materiales más resistentes, más modelos, etc. También podemos encontrar las pipas de agua, las cuales tienen un depósito de agua y al pasar el humo por ella este se enfría, entrando con mucho más sabor y sin rascar la garganta. Luego también tenemos los bongs, estos funcionan como una pipa de agua, solo que tiene la boca para fumar mucho más grande (haciendo que el efecto sea más rápido y potente). El último instrumento del que vamos a hablar es la cachimba/shisha, y esta no deja de ser una pipa de agua, pero más grande y potente. Mucha gente se piensa que esto es vaporizar pero no también es humo, solo que este caso usamos otro tabaco especial (normal o con sabores) más la hierba, un carbón y agua. Esto hace que al inhalar nos parezca vapor, ya que entra mucho más frio y cargado de sabor. En definitiva, a pesar de que fumar sea la forma más habitual de consumir marihuana, también es la forma más perjudicial de hacerlo (debido a la cantidad de sustancias malignas que se generan en la combustión, como el dióxido de carbono).como consumir marihuana de diferentes formas foto de porro liado

Vaporizada:

Esta opción de consumo, es quizás la segunda más utilizada, aparte del acto de fumar. Se trata de calentar la marihuana hasta un punto, que podemos vaporizar sus resinas, pero sin llegar a quemar el cogollo. De esta manera no nos metemos tantas sustancias químicas producidas en la combustión. Además aparte de ser mucho menos perjudicial, también podemos beneficiarnos de todos los cannabinoides de nuestra hierba. Esto es porque cuando consumimos nuestra marihuana fumada, se queman la mayoría de sustancias medicinales que contiene. Haciendo que muchos usuarios de cannabis, se planteen el dejar de fumar, y empiecen a usar vaporizadores. Será apropiado para la gente que la use de forma medicinal como de uso recreativo, ya que lo harán de forma más saludable, medicinal y con mejor sabor. Podemos encontrar varios tipos de vaporizadores, en función de nuestras necesidades o gustos. Los hay portátiles (con diferentes potencias y autonomías), para casa que van a la corriente (podemos encontrar diferentes modelos y tamaños, como es el famoso Volcano con bolsa para llenarla de vapor). Puede que nos parezca un poco cara la inversión en un vaporizador, pero podemos empezar con algo normalito, y con el tiempo cambiarnos a uno mejor. Ten en cuenta que enseguida lo recuperaras, pues no gastarás tabaco ni papel, además de estar consumiendo cannabis de una forma mucho más segura.

Ingerida:

Esta manera de consumir cannabis se ha puesto muy de moda, pero ya se hacía en algunas regiones del planeta desde hace tiempos inmemoriales. Esta forma de administrar la marihuana es muy interesante, pues podemos aprovechar casi el 100% del efecto de nuestra hierba. Podemos convertir recetas en un plato cannábico, haciendo que los tricomas de resina se disuelvan en un ingrediente graso (puede ser de grasa animal o vegetal). Ten en cuenta que estos alimentos cannábicos serán muy potentes, por lo tanto no te pases con la cantidad de hierba o comiendo. Además puedes pensarte que el comestible no te va a producir efecto, y eso es porque tendrás que hacer la digestión primero, para que el cuerpo metabolice los cannabinoides. Esto es si la queremos consumir de forma recreativa. Si por el contrario queremos ingerirla de forma medicinal, habrá que hacerlo de otra manera para que sea más directa y efectiva. Cogeremos un bote con cuenta gotas, y le añadiremos un poco de resina de nuestra marihuana, a continuación le verteremos aceite de oliva virgen extra y removeremos. Durante una semana aproximadamente removeremos nuestro bote, para que se queden bien disuelta nuestra resina en el aceite de oliva. Después ya podremos empezar a probarlo poniéndonos unas gotas debajo dela lengua, podemos ver el efecto que nos produce y jugar con distintas concentraciones.

Piel:

Esta es una de las formas menos usadas hasta ahora, pero probablemente de las más sanas y efectivas. A través de la piel, es una buena forma de usar los beneficios de la marihuana, pues podremos aplicarlos directamente en la zona afectada. Simplemente tenemos que coger la marihuana, y disolver su resina en un aceite corporal (puede ser comprado el aceite corporal o usar aceite de oliva). Calentaremos el aceite corporal y la hierba, los dos juntos dentro de una olla. Vigilaremos que la temperatura no suba de 40-50ºC, y pasados 20 minutos después podremos apartar la olla y apagar el fuego. Para terminar filtraremos minuciosamente nuestro aceite corporal psicoactivo, para eliminar los restos inservibles de nuestra marihuana. Hecho esto ya podremos usar nuestra loción, poniendo simplemente un poco en la zona afectada. Masajearemos un poco para que se reparta bien el aceite y se absorba, después solo nos quedará esperar a que haga efecto. También lo podemos aplicar en la piel de forma recreativa, pudiendo hacer un masaje más relajante y placentero. Este método de administrar la marihuana junto con el método ingerido, son de los más efectivos y potentes, ya que podremos hacer nuestras propias dosis de medicina, sin tener que perjudicar nuestros pulmones.

Sabiendo esto, podrás estar más informado de las vías por las que puedes consumir cannabis, pesando cual se adapta a lo que tú buscas.