Cómo trasplantar Marihuana


Todo buen cultivador conoce el punto débil de las plantas de Marihuana, su sistema radicular. La Marihuana no destaca precisamente por tener mucha fuerza a la hora de desarrollar sus raíces, por lo que debemos facilitarle esa tarea en medida de lo posible, ya que una planta con buen sistema radicular es una planta fuerte, sana y capaz de absorber los nutrientes necesarios para aportar una gran cosecha.

La forma más común de estimular las raíces de una planta es mediante trasplantes. Consiste en germinar y hacer crecer nuestra planta de Marihuana en una maceta de tamaño pequeño, con la intención de que sus raíces la colonicen.

maceta colinizada

Cuando la maceta pequeña está bien colonizada será el momento ideal para trasplantar nuestra Marihuana a una maceta de mayor capacidad. Lo más importante es utilizar una buena tierra para plantar Marihuana, ya que no todos los tipos de tierra son válidos.

La tierra debe ser esponjosa y aireada, debe contener un buen nivel de humedad y estar libre de parásitos. Es decir, debe ser tierra de calidad, específica para el cultivo de cannabis, cómo la que podemos adquirir en los Grow Shops.

Lo ideal es rellenar la maceta de mayor tamaño con tierra de calidad y hacer un hueco similar al de la maceta vieja, de esta forma será mucho más sencillo colocar el cepellón de raíces en su nueva maceta.

trasplante de marihuana a una maceta de mayor capacidad

Después de trasplantar, pondremos un poco más de sustrato y regaremos sin abusar. De esta forma la planta comenzará a desarrollar más raíces para colonizar la nueva maceta. Es una técnica de cultivo muy extendida que hará que nuestras plantas de Cannabis desarrollen mucha más raíz que plantándolas directamente en una maceta grande.

Con el paso de unos pocos días veremos cómo nuestra planta crece con mucho más vigor, gracias al trasplante y el desarrollo de nuevas raíces. Podemos usar una maceta mediana para volver a realizar un trasplante más adelante (antes de la floración, recomendado) o hacerlo en una maceta grande y definitiva, si tenemos planeado florecer en breve.

planta creciendo

Algunos cultivadores aprovechan para utilizar estimuladores de raíz junto al agua de riego, otros añaden hongos beneficiosos al sustrato para estimular de forma natural las raíces. Y otros, simplemente riegan con agua y dejan que la naturaleza haga el resto.

Todas las técnicas son igual de buenas, aunque algunas ofrecen mejores resultados que otras en cuanto a velocidad de desarrollo se refiere. Nosotros solemos optar por el uso de Hongos Micorrizas, pero cómo se suele decir, cada maestrillo tiene su librillo.


cepellon de Marihuana

¿Cuando debemos hacer el trasplante de Marihuana?

Si comenzamos con una maceta pequeña de digamos un litro de capacidad, lo habitual es realizar el trasplante a partir de la segunda o tercera semana de vida. Será la planta la que nos indique cuando es necesario trasplantar, ya que irá asomando sus raíces por los huecos de la maceta.

Cuando al sacarla de su maceta, la planta de Marihuana muestre un buen cepellón de raíces, será el momento de trasplantar a una maceta de mayor volumen. Siempre y cuando estemos en la fase de crecimiento (periodo vegetativo).

plantas en crecimiento

Durante la etapa de floración no es recomendable hacer trasplantes, ya que la planta centra más sus energías en crecer cómo una loca durante las primeras semanas y en desarrollar flor y cogollos durante el resto, dedicando poca energía al desarrollo radicular.

Por ello, los trasplantes debemos realizarlos siempre en la etapa de crecimiento. Para aprovechar todo el vigor de la planta y obtener un sistema radicular desarrollado. Recuerda siempre que cuantas más raíces tenga la planta, más nutrientes podrá absorber. Por ende, será más fuerte, vigorosa y productiva.