Poda FIM para el cultivo de cannabis

Las posibilidades de poda para una planta de marihuana son inmensas. La finalidad de aplicar cualquier tipo de poda es aumentar la productividad, pero la elección de la adecuada es importante. Ésta dependerá de la variedad y las técnicas de cultivo de cannabis escogidas. Pero una de las que mejor funciona en general es la apical. De ella se deriva la poda FIM, considerada una mejora por conseguir una ramificación mayor. 

Qué es la poda FIM

La poda FIM es un tipo de poda de alto estrés conocida por ser una mejora de la tradicional poda apical. De hecho, ambas consisten en cortar la punta apical de la planta de cannabis pero a distintas alturas. Es un método bastante sencillo ya que cometer un error no tendrá consecuencias muy graves sobre la planta, que podrá seguir desarrollándose hasta la cosecha. 

punta apical

La poda FIM fue descubierta en los años 90 por casualidad, por un cannabicultor estadounidense mientras intentaba aplicar la poda apical a una de sus plantas. La historia cuenta que tras cortar la punta del tallo se dio cuenta de que no había sustraído lo suficiente, entonces exclamó “Fuck, I missed!” (Joder, ¡me equivoqué!!). Éstas son las siglas de la poda F.I.M. No obstante, decidió no corregir su errata y dejar que el vegetal siguiera su curso. 

La sorpresa del estadounidense llegó al observar que su planta estaba desarrollando 5 nuevas ramas, en lugar de las dos que se consigue con la poda de marihuana clásica apical. 

Cómo se hace la poda FIM

El procedimiento para realizar una poda FIM no es complicado. Consisten en cortar el tallo apical un 70-80% y dejar a la planta seguir desarrollándose. Para ello, bastará con sujetar con suavidad la punta del vegetal y cortar con unas tijeras adecuadas para ello. Las que mejor funcionan son las tijeras para poda de punta curva, pero existen otras opciones que trabajan igual de bien. 

Lo importante es realizar un corte limpio y firme para no causar más estrés del necesario a la planta y que pueda superarlo con facilidad. Si no es así, el vegetal dejará de lado su crecimiento para centrarse en las heridas causadas que ha de reparar, y este tiempo de desarrollo no se recuperará. 

poda fim con tijeras de punta curva

Donde estaba la punta apical han de aparecer más ramas. Normalmente, brotan como mínimo 5, que crecen a la vez con el mismo vigor que lo haría la punta. Sin embargo, si al realizar la poda FIM emergen 5 o más ramas nuevas, es posible que queden finas y necesiten ser tutoradas para soportar el peso de los cogollos y evitar que factores externos las rompan. 

Cuándo hacer la poda FIM

Es fundamental saber que sólo se puede llevar a cabo la poda FIM durante la etapa de crecimiento, realizarla en la fase de floración significará perder parte de la producción y causar un estrés en la planta del que probablemente no consiga recuperarse. Durante un episodio estresante, la planta focaliza todas sus energías en reponerse y deja de lado el resto de procesos que estuviera desempeñando, como el desarrollo de flores. 

Concretamente, el cannabis ha de contar con 3-5 nodos. Ocurrirá aproximadamente un mes después de la germinación. En este momento, tanto los tallos como las raíces serán lo suficientemente robustas para recuperarse del estrés que sufrirán. 

Resultado de la poda FIM

Lo que ocurre al realizar una poda FIM es que se corta la yema apical de la planta que contiene un gran número de nudos por centímetro cuadrado. Si se corta la planta por el lugar exacto, se fuerza a la ramificación a través de estos nudos. En total pueden aparecer entre  5 y 10 nuevos brazos, pero para conseguir más de 5 ramas es necesario tener bastante práctica. 

Es más, la falta de práctica podría derivar en un fracaso de la poda FIM, aunque las repercusiones en la planta no serían muy graves. Por una parte, cortar escasamente la apical derivará en el crecimiento de las hojas sin puntas. Al contrario, cortar en exceso supone separar la punta apical de la planta por completo. En su lugar quedará un callo y el vegetal se desarrollará de la misma forma que al aplicar la poda apical:  los dos brotes del nudo inferior ramificarán vigorosamente, doblando el número de cogollos en la parte superior de la planta. 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)