Cómo hacer leche de Marihuana


Existen decenas de formas de consumir cannabis y una de ellas es mediante la ingesta, lo que produce que obtengamos un excelente efecto pero sin necesidad de fumar o vaporizar. La leche de Marihuana es una gran alternativa para consumirla, que además nos brinda muchas opciones de consumo, tal y cómo vamos a ver.

La receta para elaborar leche de cannabis es muy sencilla, aunque cuenta con algunas variables que pueden incluir y mucho en la potencia del efecto y en su sabor, también en el color del producto final. Repasemos cómo hacer leche de Marihuana de forma sencilla, en nuestra propia cocina.

vaso de leche de marihuana

Cómo hacer leche de Marihuana: Receta ancestral

Esta receta es la más tradicional de todas, la que se ha usado durante centenares de años por generaciones y generaciones de consumidores de cannabis. El resultado de su elaboración es leche de color verde (verde Marihuana) con un sabor muy intenso y un efecto potente.

Los ingredientes que necesitaremos son:

  • 1 Litro de leche entera (sin desnatar)
  • 2 Gramos de cogollos frescos o secos

Es muy importante tener en cuenta que la potencia del efecto de esta leche de Marihuana es variable, si utilizamos cogollos de variedades de cannabis con un alto porcentaje de THC obtendremos un efecto más intenso, mientras que si utilizamos cogollos de variedades más suaves, la potencia del efecto de la leche al ser consumida será menor. Podemos aprender más sobre los diferentes tipos de Marihuana y sus efectos desde el blog grow shop lahuerta.

La leche debe ser entera, es decir, con grasa. Cuando cozamos los cogollos en la leche, los cannabinoides (responsables del efecto) se adherirán a la grasa de la leche. Si no hay grasa… el efecto será casi nulo. Por eso es muy importante usar leche entera y no desnatada o semi-desnatada.

separando los cogollos de la leche

Receta ancestral:

Pondremos a calentar el litro de leche en un cazo o cazuela, de forma que esté caliente pero sin llegar a hervir. Una vez la leche esté caliente, añadiremos los dos gramos de cogollos de Marihuana y dejaremos que la leche siga la cocción durante una media hora aproximadamente.

Es muy importante asegurarse de que la leche nunca llega a hervir (ebullición) pues podría volatilizar gran parte de los cannabinoides que se encuentran en los cogollos, reduciendo mucho el efecto de la leche de Marihuana.

Los cogollos los podemos añadir a la leche un poco desmenuzados, aunque no es recomendable romperlos en exceso (debemos evitar el grinder/triturador). Una vez haya pasado la media hora de cocción, debemos colar la leche para separar la materia vegetal del líquido. Un colador puede servirnos para ello.

Y listo, ya tenemos en nuestro poder un litro de leche de marihuana con un color algo verdoso y un olor que enamora. Podemos tomar la leche caliente o fría, acompañada de galletas o sola.


Cogollo de marihuana seco

Cómo hacer leche de Marihuana: Receta moderna

Con la receta ancestral la clorofila de los cogollos se mezcla con la leche, dándole un color verde muy atractivo. Pero algunas personas manifiestan que la clorofila les produce dolor de estómago y vómitos, por lo que se ha elaborado una nueva receta para evitar que la clorofila se mezcle con la leche.

Los ingredientes que necesitaremos son:

  • 1/2 Litro de agua
  • 1 Litro de leche entera
  • 2 Gramos de cogollos de Marihuana secos o frescos

Dependiendo de la potencia de la Marihuana, podemos usar un poco más de cantidad de cogollos si lo deseamos. Aunque a modo de ejemplo, con dos gramos de cogollos ya se obtiene una deliciosa leche cannabica.

Receta moderna:

En esta ocasión pondremos a calentar medio litro de agua en un cazo o cazuela, sin que llegue a hervir. Añadiremos los cogollos y dejaremos que se cuezan durante un rato, de forma que el agua caliente diluya la clorofila de los cogollos. El agua al no tener grasa no absorberá los cannabinoides del cogollo, aunque si que es cierto que los cogollos quedarán algo más flojos (algo se pierde).

Pasada media hora o tres cuartos de hora de cocción lenta, con la ayuda de un colador separaremos la leche del agua. El agua la podemos tirar ya que lo que nos interesa son los cogollos.

Y ahora, una vez cocidos los cogollos con agua y eliminada la clorofila, pasaremos a repetir la receta anterior. Calentaremos leche, añadiremos los cogollos y la dejaremos cociendo durante media hora. Eliminaremos los restos vegetales y listo!! Ya tendremos nuestra leche de Marihuana sin clorofila, lista para ser consumida.

helado de leche con marihuana

¿Cuales son los efectos del consumo de Leche de Marihuana?

Cuando nos fumamos un pequeño cogollo de marihuana, obtenemos un efecto intenso y placentero, o un efecto activador dependiendo del tipo de marihuana. Las personas que consumen Marihuana a diario tienen cierta tolerancia, que les permite consumir más cantidad que las personas que consumen de forma habitual.

Sin embargo, cuando en vez de fumar marihuana la consumimos mediante alimentos, cómo por ejemplo bebiendo leche de Marihuana, los efectos son mucho más potentes que si la fumamos. Los efectos son más intensos y duraderos, por lo que hay que ser precavidos a la hora de ingerirlos.

Los efectos pueden tardar entre media hora y una hora en llegar, una vez hayamos bebido la leche. Nuestra recomendación es beber muy poca cantidad de leche y esperar al menos una hora para valorar los efectos. Si los efectos son flojos, podemos beber un poco mas, si los efectos son los deseados entonces ya sabremos cuál es nuestra medida.

Si nos excedemos bebiendo leche de Marihuana podemos obtener un efecto excesivamente fuerte, capaz de marearnos, provocar vómitos e incluso bajarnos la tensión (lo que se conoce cómo “pálida”).

Nunca debemos consumir leche de Marihuana en grandes cantidades, ni tampoco ofrecérsela a nadie sin avisarle de lo que es. No es divertido ver a tus amigos pasando un mal rato, no lo hagas nunca cómo broma ni nada similar.

plantas de Marihuana

¿Cómo se toma la leche de Marihuana?

Podemos beber la leche de Marihuana caliente o fría, incluso podemos añadirle cacao o azúcar si queremos. Podemos tomarla sola o acompañada de algún pastel, bizcocho o similar.

También podemos hacer otras recetas que incluyan leche, cómo por ejemplo pasta con bechamel. O incluso hacer helados para disfrutar de un caluroso día de verano con un helado fresquito de leche de marihuana con frutas. Quien dice helados… también dice deliciosos batidos cannabicos.

Nunca se debe tomar en ayunas, ni tampoco si tenemos problemas digestivos. Y aunque suene pesado…. nunca debemos tomar mucha cantidad. Siempre debemos comenzar con unos pequeños sorbos y esperar al menos una hora para ver los resultados.

Recuerda que lo bonito de la Marihuana es disfrutar de sus efectos lúdicos o medicinales, no pasar un mal rato por un exceso.