Cómo cultivar marihuana en exterior

Cómo cultivar marihuana en exterior es una pregunta muy común entre muchos de los autocultivadores que deciden probar esta técnica de cultivo en cierta época del año. Y es que el cultivo exterior es la técnica más utilizada desde que la planta de cannabis es cannabis. Es el sitio donde se ha criado de forma natural durante miles de años, hasta la llegada de los equipos de iluminación para su cultivo en indoor o interior.

El sol, el aire fresco y limpio, un amplio espacio para las raíces y una gran cantidad de sales minerales, ¡no tienen competidor! Por ello, es lo mejor que se le puede dar a una planta de marihuana para que exprese todo su potencial genético sin restricciones y ofrezca la mayor producción de la mejor calidad posible.

El cultivo de marihuana en exterior no tiene por qué ser difícil aunque, si nos disponemos a ello sin muchos conocimientos, seguramente se convierta en toda una odisea llegar al final de la cosecha y obtener un producto apto para nuestro consumo. Por este motivo, y con el objetivo de que todo el mundo aprenda a cómo cultivar marihuana en exterior, hemos creado este completo post. Aprende todo lo necesario para poder cultivar marihuana en exterior de diferentes formas y con un éxito asegurado.
 

Preparativos para el cultivo exterior

Cuando se decide cultivar en exterior, hay que tener en cuenta varios factores. Antes de nada, tenemos que tener claro si vamos a cultivar en suelo directo, en maceta o en invernadero, qué tipo de abonos vamos a usar, en qué zona geográfica nos encontramos y la climatología de la misma, cuánta cantidad de marihuana queremos conseguir y qué tipo de marihuana vamos a cultivar. Se podría decir que estos son los factores principales que debemos tener en cuenta, aunque hay muchos más en el cultivo exterior.

La elección correcta en la primera toma de decisiones es la más importante y una de las pocas partes que podemos controlar nosotros, ya que una de las particularidades del cultivo exterior es que no se puede controlar la climatología. Por ello, debemos conocer la zona, el entorno y la genética que se va a cultivar, con tal de ser nosotros los que nos amoldemos al entorno y no el entorno a nosotros, ya que esto es imposible.
 

¿Cuándo plantar en exterior?

En España siempre se ha comentado que a partir de marzo se tienen que poner las semillas a germinar, de lo contrario, será demasiado tarde y la planta no producirá buenos cogollos. Hay que decir que esto es una leyenda urbana ya que, si se cultiva a partir de marzo, la planta sufrirá mucho estrés durante las primeras semanas de vida causado sobre todo por factores medioambientales. Por ejemplo:

  • Las plantas cultivadas en marzo sufren oscilaciones en la temperatura diurna y nocturna demasiado bruscas, las cuales retrasan su desarrollo y merman su potencial genético.
  • El clima suele ser bastante impredecible, por lo que también sufren mucho estrés y pueden llegar a morir al no estar todavía preparadas para poder soportarlo.
  • Pueden comenzar a florecer al encontrarse bajo un fotoperiodo de floración, lo que supone que la planta, tarde o temprano, comenzará a revegetar y perderá parte de su potencial genético. Esto no sucede con las cepas autoflorecientes.

Por todos estos motivos, el cultivo exterior de marihuana debe de realizarse a partir de mediados de abril. Aunque todavía se corre el riesgo de sufrir mal tiempo y fuertes vientos, al menos, no es tan inestable como el mes de marzo.

El comienzo del cultivo exterior también va a depender de si vamos a cultivar en suelo directo o en maceta, así como si vamos a cultivar marihuana feminizada o marihuana feminizada automática.
 

Plantas de marihuana exterior

En este caso, da igual por dónde empecemos, siempre y cuando hagamos la mejor elección posible. Vamos a empezar por la elección de las semillas de marihuana para su cultivo exterior, por tanto, vamos a buscar genéticas que se hayan desarrollado para este tipo de cultivo. Este hecho facilita mucho el desarrollo del cultivo, ya que suelen ser genéticas que soportan bien los cambios climáticos y mantienen una buena resistencia general frente a cualquier adversidad o fallo humano.

A la hora de elegir la semilla de marihuana a cultivar, nos podemos hacer un pequeño lío por culpa de la infinidad de variedades que existen en el mercado. ¡No te preocupes por ello! En primer lugar, piensa qué efecto buscas, qué sabor quieres y en qué zona vas a cultivar. Después, solo tienes que acercarte a tu grow shop de confianza, en el que seguro te darán una buena recomendación sobre qué variedad cultivar en exterior.

Cultivo de marihuana Regular en exterior

En este caso, suele ser la opción favorita para los coleccionistas de genéticas a los que no les importa cultivar machos y hembras, ya que prefieren genéticas sin feminizar. Se puede perder algo de tiempo, espacio y producción final, pero la satisfacción de haber cultivado un fenotipo especial o el haber realizado cruces propios, ¡no tiene precio! Aunque para los cultivadores que buscan asegurar una cierta cantidad de marihuana, es la opción menos recomendable. Por tanto, se pueden encontrar variedades foto-dependientes y automáticas.

Cultivo de marihuana Feminizada en exterior

Las semillas de marihuana feminizadas son la mejor opción para los cultivadores que buscan conseguir una cantidad en concreto de marihuana al final de la temporada, ya que solo contienen un 0,01 % de probabilidades de desarrollarse como plantas macho. Podríamos decir que prácticamente el 80 % de semillas que se cultivan hoy en día son semillas feminizadas.

Cultivo de marihuana Autofloreciente en exterior

Las semillas de marihuana automáticas o no foto-dependientes también son una muy buena opción para su cultivo en exterior, sobre todo para su cultivo en terrazas y balcones, donde se busca cultivar de un modo discreto, rápido y efectivo. Por lo general, no suelen ofrecer producciones demasiado altas si las comparamos con plantas de marihuana no auto-florecientes aunque, hoy en día, existen cepas auto que pueden alcanzar producciones espectaculares. En este aspecto, tampoco llega a ser un inconveniente porque uno de sus puntos fuertes es la posibilidad de poder llegar a realizar hasta 4 cosechas en exterior al año, por lo que la producción se iguala y se distribuye a lo largo del año.
 

Tipos de marihuana

Marihuana sativa

La marihuana sativa se caracteriza por ser una planta de gran crecimiento vertical, formando a su paso gran cantidad de ramas con una separación entre ellas muy amplia. Su estructura no suele ser muy firme y robusta, aunque dispone de buena flexibilidad. Su cultivo se hace complicado al tener un periodo de floración muy largo, más de 100 días, o lo que es lo mismo, suelen estar listas para cosechar a partir de mediados de octubre y pueden llegar a cosecharse en enero. Forman cogollos un poco aireados, alargados y cargados de resina muy psicoactiva. El efecto al consumirla suele ser cerebral y presenta sensaciones activas, energizantes, taquicárdicas e incluso, en ocasiones, levemente psicodélicas. Es una marihuana muy valorada pero, por lo general, su cultivo está destinado a personas con años de experiencia y mucha paciencia.

Marihuana índica

La marihuana índica se caracteriza por ser una planta de tamaño reducido, bien ramificada y muy frondosa, lo cual le otorga aspecto de arbusto. Su estructura es firme y robusta, por lo que soporta bien el fuerte viento y las lluvias. Su cultivo es más sencillo al tener un periodo de floración corto de menos de 100 días, por lo que suelen estar listas para la cosecha, como muy tarde, a finales de septiembre (salvo alguna excepción). Forma cogollos de gran volumen y densidad y suelen producir una gran cantidad de resina. Por ello, han sido utilizadas durante décadas para la obtención de hachís de la mejor calidad. Su efecto se caracteriza por producir una profunda relajación mental y corporal a distintos niveles.

Marihuana híbrida

La marihuana híbrida es el resultado del cruce entre genética índica y genética sativa, cuyo resultado suele contener lo mejor de cada una de las partes utilizadas. Ofrece diferentes resultados a la hora de cultivarla dependiendo del porcentaje de sativa o índica que contenga en sus genes. Por ello, podemos encontrar cepas de floración corta con efectos activos típicos de las variedades sativa. Y lo mismo al contrario, cepas de floración tardía que ofrezcan efectos relajantes. En este caso, lo más recomendable es estudiar la genética con un poquito más de detalle y elegir la que más se ajuste a nuestras necesidades. El cultivo de híbridos es el más extendido y suele ser bastante sencillo, aunque pueden haber excepciones dependiendo de la genética cultivada.

Para tener más fácil la elección de una buena genética para exterior, os vamos a dar unas recomendaciones sobre cepas feminizadas y automáticas que pueden funcionar prácticamente en cualquier zona geográfica, independientemente de su climatología:

  • Deimos de Buddha Seeds (Auto)
  • Cream Caramel de Sweet Seeds (Auto)
  • Skunk #1 de Sensi Seeds (Feminizada)
  • Kritikal Bilbo de Genehtik (Feminizada)

 

Cultivo en suelo directo o cultivo en maceta

¿Sabes cómo cultivar marihuana en exterior? Existen dos formas de cultivo exterior que tienen sus propias técnicas para poder obtener los mejores resultados. Por ello, es importante saber cómo debemos proceder, si vamos a cultivar en suelo directo o si vamos a cultivar en maceta. Pero también se puede realizar de otras dos formas: cultivar al aire libre o cultivar en invernadero.

Cultivar marihuana en suelo directo

El cultivo exterior en suelo directo se realiza con la intención de obtener la mayor producción y calidad posibles por planta, ya que le vamos a facilitar un gran espacio al sistema radicular para que pueda desarrollarse casi sin restricciones.

como cultivar marihuana en exterior en suelo directo     como cultivar marihuana en exterior en suelo directo
 

Para realizar un cultivo en suelo directo con éxito, debemos localizar la zona donde vamos a cultivar, acondicionar el suelo para que tenga las características fisicoquímicas y preparar la planta para que pueda soportar el ataque de plagas y hongos. Por ello, os vamos a resumir algunos de los pasos a seguir:

  • Localiza una zona que reciba la mayor cantidad de horas de sol directo posible, como mínimo 5 horas. De lo contrario, la producción puede ser muy escasa.
  • Prepara la mezcla de sustrato o adquiere uno ya completo, rellena el agujero realizado y añade algún tipo de hongo o microorganismo.
  • Cúbrelo con alguna tela de sombreo o coloca algo de alfalfa en la superficie. Riega con agua de calidad y déjalo reposar durante un par de semanas.
  • Una vez hemos realizado este proceso, podríamos decir que el suelo está perfectamente acondicionado para su cultivo. Ahora, solo queda germinar las semillas en maceta y trasplantarlas cuando tengan un par de nudos bien desarrollados.
  • Utiliza productos fitofortificantes y preventivos contra el ataque de cualquier tipo de plaga u hongo, así como para aumentar las defensas naturales de las plantas cultivadas.
  • Si se hace una mezcla de sustrato efectiva o, lo que es lo mismo, se utiliza un ‘Super Soil’, no hace falta controlar los niveles de ph, ya que tiene la capacidad de mantener los niveles en un rango óptimo.
  • Realiza un tutorado por pisos para que la estructura de la planta quede bien asegurada.
  • Protege las plantas durante las primeras semanas de vida con algún tipo de malla o tela.
  • Una vez por semana, aplica fertilizantes orgánicos en la etapa de crecimiento y en la etapa de floración.

Cultivar marihuana en maceta

El cultivo en maceta suele estar destinado al cultivo de marihuana en terrazas y balcones, ya que el desarrollo de la planta es menor y no se tiene la posibilidad de cultivar en suelo directo. Se realiza como paso previo al trasplante en suelo o como medio de cultivo definitivo pero, sea cual sea el fin, se trabajan de la misma manera.

Para obtener los mejores resultados en este medio, es necesario mantener la salud del sistema radicular en perfectas condiciones, ya que va a desarrollarse con límites. Por su puesto, la prevención contra el ataque de plagas y hongos es totalmente necesaria.

como cultivar marihuana en exterior en maceta   como cultivar marihuana en exterior en maceta
 

Para el cultivo exterior de marihuana en maceta existen en el mercado varios modelos: las distinguiremos entre macetas de plástico, macetas de tela y macetas podadoras de raíces. Cada una de ellas tiene unas características que la hacen especial y generan un tipo de desarrollo radicular diferente. Para entender mejor cómo cultivar marihuana en exterior mediante una maceta, vamos a hacer un breve repaso:

  • Localiza una zona que reciba como mínino 4-5 horas de sol directo y evita las zonas que por la noche se queden iluminadas. A las cepas auto no les afecta la contaminación lumínica.
  • Con variedades automáticas se recomienda cultivar directamente en la maceta definitiva. Con variedades no automáticas es recomendable realizar varios trasplantes. De este modo, se evitan muchos problemas radiculares por estar demasiado tiempo en un mismo espacio.
  • La calidad del sustrato a utilizar es muy importante, evita marcas desconocidas y acude a tiendas especializadas.
  • Antes de rellenar la maceta, es importante colocar arcilla expandida (arlita) en la base para ayudar al drenado y evitar que la parte baja de las raíces permanezca demasiado tiempo humedecida.
  • Intenta que la maceta no reciba la luz directa del sol, cúbrela o tápala de alguna forma, ya que pueden llegar a cocerse las raíces por la alta temperatura que puede llegar a alcanzar. También, se puede separar del suelo colocando ladrillos.
  • Trabaja con agua de calidad, mide el ph y la ec.
  • Aplica productos que estimulen el desarrollo de las raíces, utilízalos para descomponer las raíces muertas y para que no se acumulen nutrientes a su alrededor.
  • Realiza trasplantes progresivos cuando aprecies que las raíces han ocupado todo el espacio.
  • No realices trasplantes cuando la planta ha empezado el periodo de floración.
  • Los primeros centímetros de sustrato suelen resecarse demasiado por el sol y el aire, por lo que pueden perder sus características. Cuando esto suceda: retira esa capa, rastrilla con un tenedor el sustrato compactado en la superficie con mucho cuidado de no dañar las raíces, añade sustrato de calidad y riega.
  • Aplica productos preventivos contra el ataque de plagas y hongos.
  • Protege las plantas durante las primeras semanas de vida con algún tipo de malla o tela.
  • Una vez por semana, aplica fertilizantes orgánicos en la etapa de crecimiento y en la etapa de floración.

Cultivar marihuana en invernadero

El cultivo de marihuana en invernadero se caracteriza por disponer de una carpa o espacio delimitado por un plástico especial, el cual permite el paso de los rayos solares hacia el interior. Al ser un espacio cerrado, es necesario disponer de sistemas de extracción e intracción, incluso aparatos de refrigeración y calefacción.

En su interior, las condiciones climáticas no pasan factura del mismo modo que lo hacen cuando se cultiva al aire libre. Por ejemplo, se evita la pérdida de plantas por fuertes vientos, lluvias, o heladas. Por este motivo, es posible cultivar durante todo el año, gracias a que puede mantener unas condiciones de cultivo ideales fuera de temporada de cultivo.

como cultivar marihuana en exterior en invernadero

Este hecho nos permite realizar un cultivo completo de feminizadas, cosecharlas de septiembre a octubre, así como seguir cultivando en invierno variedades autoflorecientes hasta la llegada de la próxima temporada. Pero para saber cómo cultivar marihuana en exterior mediante un invernadero, vamos a aportar varios puntos importantes:

  • Localiza una zona que reciba las máximas horas de luz solar directas, planifica el área de cultivo y toma medidas para la estructura. Compra todo el material necesario junto con un plástico especial para ello.
  • Planifica la entrada de aire fresco en la parte baja de uno de los frontales. Justo al contrario, instala el extractor en la parte más alta.
  • Cada 2 metros, es recomendable la instalación de ventiladores oscilantes y de un termohigrómetro para saber la temperatura y la humedad en todo momento.
  • Realiza el montaje del invernadero.
  • Prepara el terreno, realiza una buena mezcla con sustrato de calidad, riega un poco en superficie y déjala reposar durante varios días.
  • Si las condiciones climáticas en el interior son demasiado extremas, es necesaria la instalación de sistemas de refrigeración.
  • Evita la humedad alta, ya que es bastante fácil que llegue a porcentajes no aconsejables para el cultivo de marihuana.
  • Trata el cultivo con productos que aumenten las defensas naturales contra el ataque de plagas y hongos ya que, si no se mantienen bien las condiciones climáticas dentro del invernadero, no estaremos proporcionando un entorno ideal para su proliferación.
  • Selecciona genéticas elaboradas para su cultivo en invernadero, este factor es muy importante.
  • Cultiva los ejemplares necesarios para evitar que haya demasiada masa vegetal que impida el paso de aire fresco a todas las partes del invernadero y de las plantas.
  • Tutora la planta para evitar roturas.
  • Protege las plantas durante las primeras semanas de vida con algún tipo de malla o tela.
  • Una vez por semana, aplica fertilizantes orgánicos en la etapa de crecimiento y en la etapa de floración.

Cultivo de guerrilla

El cultivo de guerrilla es una forma más de cómo cultivar marihuana en exterior, pero en zonas alejadas de la población. Este tipo de cultivo se suele realizar cuando no se tiene espacio para el auto-cultivo en nuestro propio hogar, ya que las condiciones y el desarrollo no aseguran que se pueda conseguir una cosecha decente, en cuanto a peso y calidad se refiere. Además, puede dar la casualidad de que alguien encuentre el cultivo y nos quedemos sin cosecha. Por ello, se recomienda este tipo de cultivo como última opción.

como cultivar marihuana en exterior de guerrilla     como cultivar marihuana en exterior de guerrilla
 

Para obtener los mejores resultados es necesario encontrar un sitio alejado del tránsito de personas (a poder ser, cerca de una zona con algún tipo de río o charca), proteger el cultivo contra el ataque de animales e insectos, preparar el medio de cultivo para que tenga la capacidad para retener agua durante un tiempo prolongado e instalar un sistema de riego. Estas son varias de las condiciones para poder tener éxito aunque, de todas formas, vamos a dar un pequeño repaso:

  • Busca un emplazamiento lo más lejos posible de la población, con una gran cantidad de vegetación y, a ser posible, cerca de un río o charca.
  • Intenta que la zona sea de difícil acceso y, si es necesario, camufla la entrada.
  • Evita objetos brillantes, píntalos con un spray marrón y/o verde mate.
  • Utiliza plantas con un mínimo de desarrollo o esquejes aclimatados al exterior.
  • Prepara un sistema de riego por gravedad y por capilaridad, son sencillos de fabricar y casi no cuestan ni dinero ni tiempo.
  • Prepara un sustrato enriquecido con vermiculita o polímeros que ayuden a conservar la humedad durante más tiempo.
  • Prepara un sustrato rico en nutrientes.
  • Protege las plantas contra el ataque de cualquier animal o insecto.
  • Tutora las plantas para evitar roturas.
  • Aplica productos preventivos periódicamente.
  • Es más recomendable realizar el cultivo en suelo directo, ya que la altura de la maceta hace que la altura total de la planta sea mayor y, por tanto, más visible.
  • Aplica abonos de liberación lenta, ahorra tiempo y esfuerzo.
  • Realiza varias podas para evitar que se desarrollen demasiado verticalmente.

 
Cómo cultivar marihuana en exterior, como muy bien se puede comprobar, es laborioso y, por tanto, se requieren unos conocimientos mínimos sobre el tema o, al menos, estar atentos a lo que suceda en el cultivo. Aunque esto no es un gran problema, ya que el cultivo exterior se desarrolla de forma lenta y progresiva, por lo que deja margen para aprender sobre la marcha y subsanar errores cometidos durante el desarrollo.

Utiliza productos orgánicos, estos consiguen que la planta esté mejor preparada para todo y, además, se intensifican los sabores. Aplica periódicamente productos preventivos de origen orgánico para aumentar las defensas naturales de las plantas. Observa el estado del sistema radicular, troncos, tallos, hojas y flores cada cierto tiempo para comprobar que están en perfectas condiciones. Riega de forma progresiva y evita encharcar el sustrato. Y lo más importante, lee y busca información al respecto. Aumenta tus conocimientos sobre cómo cultivar marihuana en exterior y contrástalos con otros cultivadores. Esta es la mejor herramienta para obtener las mejores cosechas posibles. Ya sabes, ¡la sabiduría lo es todo!