Indoor inteligente, el autocultivo del futuro

indoor inteligente, el autocultivo del futuro

Cada día la tecnología da avances agigantados. El futuro que veíamos de pequeños en las películas cada vez está más cerca. Robots que limpian nuestras casas, dispositivos que con nuestra voz encienden la luz y electrodomésticos o coches que aparcan solos. El futuro ya está aquí y los investigadores amantes del cannabis no podían quedarse atrás. Cada día hay un mayor número de apps que nos ayudan a los cultivadores para conocer las fases de la luna, controlar plagas o el estado de nuestra marihuana.  A todo esto, ahora podemos sumar el cultivo indoor inteligente. Un nuevo tipo de armario de cultivo que desde Notas de Humo hemos querido hacer eco y tenemos ganas de probar. Pero que, como todas las novedades, todavía tiene precios prohibitivos pero esperemos que en el futuro bajen.

Los nuevos modelos de armarios de cultivo nos permiten despreocuparnos y no hacer nada desde la semilla hasta la cosecha. Estos dispositivos monitorizan todas las necesidades de nuestra planta en cada una de sus fases. A través de nuestro Smartphone podemos marcar una serie de directrices mediante las cuales nos permiten conocer, en todo momento, desde el PH, la humedad o la cantidad de nutrientes que recibe nuestra planta.

Esta evolución, además, se ha visto acrecentada por las nuevas leyes no prohibicionistas respecto al cannabis. Un motivo que ha permitido a un grupo de emprendedores de Silicon Valley apostar por la marihuana. Un nuevo abanico de negocio tecnológico que comienza a  iniciarse en Estados Unidos y Canadá.

Características del indoor inteligente

Estos nuevos dispositivos disponen de sistemas de aire acondicionado automatizados que ofrecen un control de la temperatura y humedad. Asimismo, ofrecen un espacio estéril y hermético con filtros de carbón, sin insectos ni olores. Sistemas de iluminación, sensores de PH, de CO2 e incluso lavado y secado inteligente de nuestra cosecha. A todo esto, hay que sumar las cámaras internas que nos transmiten en directo el estado de nuestra planta de marihuana.

Realizando una búsqueda en la red hemos encontrado tres marcas de armarios de cultivo inteligente. Todos con características similares y con diferencias insignificantes, más de precio que otra cosa. Dos de estas marcas, Grobo y Leaf, solo están disponibles en Estados Unidos y Canadá, dos de los países donde se está experimentado un auge con la legalización de la marihuana. La tercera de ellas es Seedo, una marca norteamericana que, según su portal,  sí que realiza pedidos a todo el mundo.

Los armarios tienen un atractivo diseño minimalista por lo que, en el futuro, estos armarios de cultivo inteligente estarán en muchas casas de cultivadores urbanos. Además, no solo están destinadas al cultivo de la marihuana sino también para una gran variedad de plantas aromáticas, con flores de bulbo y verduras. Lechuga, apio, tomates cherry, perejil o albahaca son algunas de las opciones de cultivo que podemos hacer en nuestra casa.

Además, estos armarios inteligentes nos ofrecen la posibilidad de cultivar cualquier planta como un verdadero profesional, sin necesidad de conocimientos de horticultura.

Todos estos dispositivos disponen de una aplicación de móvil para iOS y Android desde donde tendremos el control en todo momento de nuestra cosecha. Una forma fácil de monitorear nuestro cultivo con el mínimo esfuerzo. Mediante informes diarios y vídeos en directo podemos conocer en cualquier lugar y momento cómo están nuestras plantas. Además, podemos controlar todas las etapas de crecimiento, así como variar alguno de los parámetros establecidos a nuestro gusto.

Estos armarios, además, disponen de un dispositivo de seguridad que evita las miradas curiosas de vecinos. Asimismo, la puerta únicamente puede abrirse mediante la app, de este modo, nuestras mascotas o niños no podrán abrir la puerta.

Por último, disponen de camas internas con las que podemos hacer fotografías y vídeos para poder compartir en nuestras redes sociales, amigos y la comunidad de cultivadores.