Vanilla Kush de Barney’s Farm

 

vanilla kush de barney's farm

Vanilla Kush de Barney’s Farm es una excepcional cepa de predominancia índica sub-campeona de la High Times, la cual produce una combinación organoléptica que la hacen casi única, al generar una amplia gama de notas aromáticas que van desde los toques a vainilla, pasando por tonos ácidos que recuerdan a limón, reminiscencias florales que recuerdan a la lavanda o el tomillo y dependiendo del fenotipo, también podemos apreciar tonos más intensos y cremosos que recuerdan a plátano maduro.

Es una de las variedades más especiales del amplio catálogo del que dispone Barney’s Farm, su particular linaje genético y el buen proceso de cruce y estabilización realizados, han hecho de esta fantástica variedad índica una planta rápida, estable y fácil de cultivar. Procede del cruce entre una cepa 100% índica procedente de Afganistán conservada durante años, y una hembra seleccionada de Cachemira a mediados de los años ’80, donde el boom de las genéticas procedentes de esta zona y del valle del Hindú Kush estaba en pleno apogeo.

Cuando cultivemos esta gran planta obtendremos un  destacando el sabor que produce y el potente efecto físico que genera, aunque otra de sus virtudes es la producción de resina, la cual la hace perfecta para realizar extracciones de hachís, cuyo sabor y tonalidad serán muy intensos, dignos de una excelente cepa que descendiente de genéticas provenientes de Hindu Kush.

Los medios utilizados para cultivar y catalogar esta variedad son:

  • Iluminación: Sun System LEC 315w
  • Sustrato: Mezcla de turbas de calidad, humus de lombriz, guando de murciélago y extracto de algas.
  • Maceta: 11L
  • Nutrientes: Gama básica de BAC Organics + Bio Tabs micro-organismos.
  • Periodo de floración: de 8 a 9 semanas de floración, (55-65 días).
  • EC Máxima: 1,8.

Hemos cultivado esta variedad en varias ocasiones y hemos apreciado que suele producir dos fenotipos, los cuales en la etapa de crecimiento no se diferencian demasiado. En la etapa de floración se pueden apreciar diferencias más claras en la formación de las flores, en la distancia de los internudos y sobretodo en los aromas. Un fenotipo desarrolla flores más alargadas y con aromas más frescos y frutales, el otro desarrolla flores más densas y compactas con aromas más intensos que recuerdan a fruta o plátano maduro.

  • Distancia entre nudos: de 8-10 cm.
  • Crecimiento durante la floración: presenta un buen vigor a pesar de ser casi una índica al 100%, puede llegar a triplicar su tamaño.
  • Cogollos (forma): pueden variar la densidad y el grosor, aunque suelen ser alargados con cálices de buen tamaño.
  • Maduración óptima: dependiendo del fenotipo de 56-65 días.
  • Resina: hasta las hojas más grandes producen resina en la vaina, el raquis y parte del limbo.
  • Pistilos: suelen ser gruesos pero no muy largos.
  • Olor en fresco: afrutado, dulce, floral, cremoso.
  • Relación cáliz-hoja: buena.
  • Producción: de 30-45 gr.
  • Estructura: típica estructura de índica pero con internudos un poco más largos y con hojas de foliolos medio anchos.
  • Fenotipos: Hemos apreciado 2 variaciones que se distinguen sobretodo en la formación de las flores y en los aromas.
  • Genealogía: Afgani Kush x Kashmir.

La estructura que presenta esta genética tiene la típica forma de índica, frondosa, de hoja ancha y con buena ramificación, aunque presenta un desarrollo en crecimiento y en pre-floración más vigoroso de lo que lo suelen ser las cepas índicas. Los internudos también están un poco más separados, aunque en este caso nos beneficia al permitir el paso de la luz y el aire a través de sus partes internas, por este motivo es una muy buena opción para realizar la técnica de entutorado SCROG, con la que conseguiremos aumentar la producción en un alto porcentaje. El cultivo de esta genética por lo general suele ser sencillo, ofrece buena resistencia frente el ataque de plagas y hongos gracias a su estructura un poco abierta y ventilada. El tamaño final cultivadas en macetas de 11L de plástico blanca, ha tenido una media de 1,00 cm de altura por ejemplar, con al menos unos 4 pares de ramas bien desarrolladas. Aunque su estructura suele ser fuerte, fue necesario el uso de tutores para afianzar la estructura y la ramificación lateral.

El aspecto de las flores destaca por contener un altísimo porcentaje de glándulas resiníferas que llegan a cubrir parte de las hojas más grandes, haciendo que esta cepa sea una de las mejores opciones para realizar extracciones de gran calidad y cantidad. Al tacto, los cogollos suelen presentar muy buena densidad y compactación, aunque dependiendo del fenotipo la flor es más alargada y puede estar un poco más abierta. Se caracterizan por estar formados con cálices de gran tamaño y producir pistilos gruesos, los cuales una vez maduros adquieren un tono anaranjado y rojizo que le dan un aspecto digno de portada.

En cuanto a los aromas, eran las plantas que más destacaban de entre las diferentes genéticas con las que compartían espacio de cultivo, con solo rozarlas desprendían un intenso aroma cremoso, con matices dulces y cítricos que inundaban la habitación. Por este motivo fue necesaria la introducción de un Neutralizer para controlar el olor, además del uso correspondiente de un filtro de carbón. En cuanto al efecto cabe destacar que es bastante potente a nivel físico, pero no llega a ser devastadora, aunque si consumimos una buena dosis te dejara anestesiado. Por estos motivos es perfecta para personas con insomnio, falta de apetito, estrés o dolencias musculares, entre otros síntomas.

Efectos y aromas que produce esta genética:

  • Olor en cogollos trinchado: notas afrutadas, cítricas, dulces  y florales.
  • Medio: porro con un poco de tabaco.
  • Sabor: afrutado, con cuerpo, intenso, combinación de notas dulces y florales que recuerdan a la vainilla.
  • Efectos: físico de buena intensidad, induce a una relajación completa y estimulante.
  • Efectos medicinales: insomnio, apetito, alivia dolores musculares.
  • Intensidad y duración: intensidad media-alta, duración media-alta.
  • Efecto físico: 9/10
  • Efecto mental: 7/10

Vanilla Kush es una variedad que todo amante de las índicas debe cultivar alguna vez, es agradecida, fácil de cultivar, rápida y ofrece un producto final con unas propiedades organolépticas dignas de estudiar y analizar. Además para las personas que buscan una marihuana con propiedades medicinales en concreto, es una muy buena opción. De nuevo un gran trabajo por parte del equipo de Barney’s Farm.

Nota media de Notasdehumo.com para Vanilla Kush de Barney’s Farm: 8