Errores típicos en el cultivo de marihuana

La planta de la marihuana realiza un desarrollo adecuado durante la primavera y el verano y su cosecha ideal es en otoño. Sin embargo, eso no significa que sea imposible cultivar cannabis en invierno o en lugares donde las temperaturas son generalmente muy bajas. Para ello, solo hay que evitar algunos errores comunes en el cultivo, los cuales se explican a continuación.

Principales errores en el cultivo

En el cultivo de interior las condiciones ambientales adversas no se dan, porque se puede recrear el mejor ambiente de cultivo dentro de un pequeño recinto, ya sea en un armario o en una pequeña habitación. Por tanto, en el cultivo de interior se pueden controlar a nuestro antojo las horas de luz, así como la ventilación, temperatura o la humedad, lo que permitirá el cultivo de cannabis durante todo el año.

Es importante tener presente que la temperatura ideal para cultivos de interior debe estar entre 23-28 grados de día y 18-22 grados de noche. Al cultivar en lugares fríos se puede tener el ciclo de las luces encendidas de noche así se contrarrestan las bajas temperaturas de la noche con el calor generado por las bombillas. A veces, incluso puede ser necesario tener una calefacción adicional y un deshumidificador para evitar el moho, la aparición de plagas y demás problemas en el cultivo.

Cuando se quiere cultivar en exterior, es cuando pueden surgir problemas, ya que, como se ha comentado, el frío y la humedad no se suelen llevar bien con las plantas de marihuana. Hay que tener claro que las plantas no se van a desarrollar igual que en primavera y verano y que crecerán menos debido a las pocas horas de sol.

errores cultivo cannabis

Los cogollos serán más pequeños y compactos a causa de las bajas temperaturas. Hay que asegurarse de que las raíces de las plantas no estén a menos de 16 grados para que no dejen de asimilar el alimento.

Lo mejor para realizar cultivos de invierno es disponer de un invernadero, ya que de otra manera sería muy difícil.

Para conseguir que las plantas crean que los días son más largos, como sucede en primavera de manera natural, se puede aportar luz artificial con el objetivo de alargar los días. Así las plantas creerán que están en periodo de crecimiento. Una vez las plantas sean del tamaño deseado, se quita el apoyo lumínico para comenzar la fase de floración.

Para las noches muy frías se puede optar por cubrir las plantas con algún tipo de estructura y plástico o, por supuesto, si se cuenta con un invernadero, usarlo. Sin embargo, siempre hay que tener en cuenta que si en el entorno las temperaturas son tan bajas que hay heladas con asiduidad, las posibilidades de que la cosecha falle no son pocas. Pero nada es imposible, así que para ayudar a conseguir el objetivo se describen algunos errores comunes que hay que evitar.

Otros errores en el cultivo de marihuana

Elegir variedades de cannabis que no sean adecuadas

La genética de cada variedad de cannabis es clave y hay algunas más preparadas que otras para superar condiciones poco favorables. Por lo que hay que buscar variedades que aguanten no solo el frío, sino también la lluvia, la cual puede provocar moho, echando a perder rápidamente la cosecha.

Las variedades de floración rápida y las autoflorecientes son especialmente adecuadas para el cultivo en climas fríos debido a su ciclo de vida rápido. A diferencia de las cepas que pueden florecer hasta el final del otoño, éstas estarán listas mucho antes. Si se cultivan variedades fotoperiódicas hay que asegurarse de elegir aquellas con un período de floración de 9 semanas o menos.

No conservar una planta madre en interior

Al cultivar en exterior en invierno siempre puede haber algún imprevisto, como heladas o grandes tormentas por lo que si conservas una o dos plantas madre en interior por si sale algo mal en el cultivo, siempre se puede salvar de cierta manera.

No utilizar macetas

También es posible encontrar un lugar para el cultivo que se considere ideal, pero surjan imprevistos que provoquen un cambio de espacio, por lo que plantar directamente sobre el suelo no es muy buena idea. En cambio, si se planta en una maceta se podrá salvar el cultivo llevando las plantas a otra parte.

macetas para marihuana

No plantearte las autoflorecientes

Como se comentaba arriba, las autoflorecientes pueden ser perfectas para condiciones de exterior poco favorables porque pasan 30 días o menos en fase vegetativa y empezarán a florecer por sí mismas. Su ciclo de vida completo puede ser de solo 10 semanas con las ventajas que esto nos proporciona.

Plantar los ejemplares más jóvenes en el exterior

Quizás se tenga la opción de plantar las más jóvenes en el interior y luego trasplantarlas cuando estén un poco más fuertes. Si existe esta posibilidad, es una muy buena opción para evitar posibles problemas al comienzo del desarrollo cuando las plántulas son más endebles y no soportan tan bien las condiciones medioambientales adversas.

No elegir el lugar de cultivo adecuado

También es importante asegurarse de que las plantas están en un lugar donde van a recibir luz solar directa por la mañana, para poder recibir el calor del sol lentamente tras una noche de frío. Los lugares cercanos a un lago o río también suelen ser adecuados, porque normalmente son un poco más cálidos. 

Las plantas de cannabis son tropicales y les gustan los lugares cálidos para su desarrollo. No obstante, no todos los cultivadores disponen del emplazamiento adecuado para cultivar este tipo de plantas. Para aquellos que tengan que cultivar en lugares más fríos, se dejan anotadas algunas de las variedades que se adaptan mejor a lugares con condiciones medioambientales adversas.

cultivo marihuana

  • La critical Mass o cualquiera de sus versiones, serán una buena opción ya que es una planta que aguanta bien el frío y la fase de floración es muy rápida.
  • White Widow es una de las genéticas más cultivadas, tanto en Holanda como en el norte de España, puesto que tienen muy buena resistencia tanto al frío como a la humedad.
  • Skunk, uno de los linajes cannábicos más cultivados a nivel mundial. Esta genética ofrece ejemplares fuertes 4×4, con una floración corta características perfectas para un cultivo invernal.
  • Rudelaris: todas las variedades de cannabis autoflorecientes serán una buena opción para los cultivos invernales gracias a su resistencia a los climas menos favorables  y su corta floración, que  hacen de ella una candidata perfecta.

Con todos estos consejos y errores a evitar en el cultivo de marihuana en invierno, ya se puede plantar y obtener los mejores resultados posibles a pesar del gran impedimento que puede ser el frío.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 3)