Cómo obtener cogollos más grandes y densos


Cultivar Marihuana es una labor que puede llevarnos tres meses de trabajo en variedades autoflorecientes e/o índicas y cuatro, cinco o incluso seis meses de trabajo, en las variedades más sativas. Por eso los cultivadores apreciamos la producción en los los resultados finales, además de el efecto, el sabor y el olor. La producción de resina también es un factor a tener muy en cuenta.

Obviamente todos esos factores son variables en función de la genética que hayamos elegido y de nuestra pericia cómo cultivadores. Una variedad poco productiva será poco productiva en manos de un cultivador experimentado y muy poco productiva en manos de un cultivador principiante. De la misma forma que una productiva puede ser muy productiva si sabemos cultivarla y poco productiva si no sabemos.

cortar hierba

Entre todos los aspectos a tener en cuenta, el más valorado por la mayoría de cultivadores es el uso de los fertilizantes para el cultivo de Marihuana. El uso adecuado de estimuladores y fertilizantes puede beneficiarnos mucho a la hora de obtener una mayor producción.

Sin embargo, el mal uso de estos abonos puede producir una saturación de nutrientes en la planta y hacer que los cogollos no sólo no engorden bien, sino que una vez secados tengan un sabor horrible a la hora de fumarlos.

Para obtener cogollos más grandes y densos debemos aplicar los nutrientes necesarios en su justa medida. Independientemente de si cultivamos en una maceta grande o pequeña, para el uso o no de abonos de crecimiento o floración…. La planta necesita determinados nutrientes para el desarrollo y engorde de sus flores, lo que conocemos cómo cogollos.

como plantar semillas en interior

Para ser más exactos, la planta demandará grandes cantidades de fósforo y potasio. Estos nutrientes se encuentran de forma natural en el sustrato, es decir en la tierra que estemos usando para cultivar Marihuana.

Pero durante la floración, cuando la planta forma sus flores, la cantidad de nutrientes que existen en el sustrato no suelen ser suficientes para la planta, por lo que un aporte extra de fósforo y potasio será muy beneficioso. Lo que normalmente conocemos cómo PK.

Existen abonos ricos en PK de origen orgánico (BIO) y también existen de origen mineral, conocidos cómo químicos. Estos abonos deben utilizarse durante la etapa de floración, en el momento en el que la planta muestra sus flores, las desarrolla y comienza a engordarlas.

Este aporte extra, hará que nuestra planta produzca cogollos más grandes, de mayor peso. La producción se vera incrementada notablemente, tanto que en muchas ocasiones supone un aumento del 25% o más.

regando marihuana


No debemos caer en la tentación de utilizar más fertilizantes de los necesarios, es un gran error pues el exceso puede quemar las raíces de nuestras plantas o simplemente saturarlas. En cualquiera de los casos nuestra cosecha se vera afectada muy negativamente. Por es siempre es mejor quedarse un poquito corto que pasarse.

Son los fabricantes lo que indican las dosis a usar en sus productos, a nivel general nosotros solemos usar la mitad de esas recomendaciones y siempre nos ha ido bien. Lo recomendable es realizar un lavado de raíces quince días antes de la cosecha y no utilizar más abonos, de esta forma dejaremos la planta limpia de sales y nutrientes, obligándola a consumir sus propios recursos.

Por supuesto existen otros factores a tener en cuenta para obtener unos cogollos más grandes, cómo la cantidad y calidad de la iluminación, la humedad relativa, la calidad del sustrato, el sistema de renovación de aire (en cultivos de interior), etc….